fbpx
Gastos de envío gratis a partir de 60€
My Cart
0,00 
Casarse en tiempos de coronavirus

Casarse en tiempos de coronavirus

Darse el sí quiero es uno de los momentos más especiales de nuestra vida. Una decisión que muchas parejas llevan posponiendo meses para evitar casarse en tiempos de Covid. Sin embargo, cada vez son más los que se impacientan y deciden adaptarse a los nuevos tiempos y escoger una boda diferente, pero que les permita cumplir su sueño.

Ni una pandemia mundial podría acabar con todos los enamorados, con el romanticismo de una boda y los plantes de muchísimas parejas que quieren empezar un nuevo camino juntos.

La ley si permite este tipo de celebraciones, siempre y cuando existan todas las precauciones y medidas que exige sanidad a fin de garantizar la seguridad de todos los asistentes.

Número de asistentes

Posiblemente, cuando pongamos fecha al gran día, no podamos conocer con exactitud la limitación tanto en la iglesia o ayuntamiento, como para el posterior convite. Las restricciones pueden variar fácilmente en un periodo de tiempo muy limitado, por lo que es aconsejable buscar espacios que se puedan adecuar a un mayor o menor número de asistentes. Igualmente, es preferible decantarse por espacios abiertos.

Haz una lista de invitados más reducida, familia y amigos más cercanos y una segunda lista con aquellas personas de vuestro entorno a las que te gustaría invitar en caso de que fuese posible.

Si el escenario el día de tu boda es más restringido, siempre puede optar por una preboda o postboda con aquellas personas que no os hayan podido acompañar por vuestro paso por el altar.

Ni besos, ni abrazos

Irónico pero cierto. A pesar de que es un día para la celebración, las muestras de cariño y amor, tenemos que recordar que los abrazos y los besos no están permitidos. El contacto físico sigue siendo limitado. Quizás este sea uno de los puntos más complicados de llevar a cabo. La emoción y la alegría de este momento nos empujará inconscientemente a la cercanía, pero debemos resistirnos a nuestros impulsos y saber que una boda en tiempos de Covid tiene ciertas peculiaridades.

El ingenio y la originalidad no está limitado, por lo que, si alguno de vosotros encuentra una forma de mantener la cercanía en las distintas, seguro que conseguís ponerlo de moda.

Mascarilla obligatoria

Dentro y fuera de casa la mascarilla se ha convertido en un complemento más en nuestra indumentaria y también en parte de nuestras vidas. Las novias ya tienen diseños maravillosos para que sus mascarillas hagan juego con su vestido y el resto de prendas. Puede que esta parte sea “la menos molesta”, ya que desde hace mucho tiempo hemos interiorizado este nuevo hábito y no nos sorprenderá que novios e invitados luzcan sus mascarillas.

De hecho, hemos aceptado con tanta normalidad este nuevo elemento en nuestras vidas, que incluso se ha convertido en el regalo perfecto para los invitados. Mascarillas reutilizables con decoración floral (nuestra preferida) o listas, pero que sin duda será un recuerdo muy singular “yo me casé en tiempos de covid”.

Geles hidroalcohólicos

Al igual que las mascarillas, no podrán faltar los geles hidroalcohólicos por todas partes. En la mesa, espacios o zonas comunes,… lavarse las manos con asiduidad es una de las medidas que con más insistencia nos recuerdan y al igual que con la mascarilla, un hábito que todos hemos interiorizado.

Registro de invitados

Es obligatorio que exista un listado con todos los asistentes. Es una de las principales normas de seguridad, ya que si alguno de los invitados o los propios novios, descubriesen que son positivos por Coronavirus, se tendría que activar el protocolo de seguridad y poder contactar con todos los invitados para que puedan guardar la cuarentena pertinente.

En mesa

Si, así es. Aunque el coctel es una tradición muy nuestra, las bodas en tiempos de Covid tendrán que limitar el banquete a la mesa, evitando también zonas de bufet o camareros que ofrecen aperitivos en bandeja. Todo debe ser individualizado, para poder garantizar la máxima seguridad entre asistentes.

Distancia de seguridad

La normativa exige una distancia mínima entre mesas de 1,5 metros, por eso las mesas deben estar separadas y muy bien organizadas. De hecho, si podemos enviar antes del evento, la distribución a nuestros invitados, evitaremos que se generen focos de gente reunida entorno a una sola ubicación.

Tampoco estará permitido que asistentes o los propios novios, se levantes y paseen entre las distintas mesas, una tradición muy nuestra. Sin embargo, si lo miramos por el lado bueno, al tratarse de bodas más reducidas e intimas, probablemente sin necesidad de desplazarnos podremos ver a todos nuestros invitados en un golpe de vista.

Sin baile pero con chill out

La barra libre, los bailes y la discoteca no están permitidos, salvo el baile nupcial que no ha perdido su momento. Como alternativa podremos proponer a nuestros invitados cambiar esta costumbre por una zona de chillo ut. Más tranquilo, más cómodo y más íntimo. Un entorno más seguro pero que nos permitirá no quedarnos sin disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos.

Seleccione los campos que se mostrarán. Otros estarán ocultos. Arrastre y suelte para reorganizar el orden.
  • Imagen
  • SKU
  • Clasificación
  • Precio
  • Stock
  • Disponibilidad
  • Añadir a la cesta
  • Descripción
  • Contenido
  • Peso
  • Dimensiones
  • Información Adicional
  • Atributos
  • Custom attributes
  • Campos Personalizados
Comparar
Lista de Deseos 0
× WhatsApp